El peligro de los refrescos
1667
post-template-default,single,single-post,postid-1667,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,cookies-not-set,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,transparent_content,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

El peligro de los refrescos

El peligro de los refrescos

Los refrescos están a la orden del día, sobre todo en aquellas épocas del año en las que aprieta el calor. Los consideramos como algo inocente, y en algunas personas se han llegado a convertir en un verdadero vicio. Sin embargo, las bebidas carbonatadas pueden ser perjudiciales para la salud e incluso influir en el estado de ánimo.

Perjudiciales para la salud

Una lata de una de estas bebidas gaseosas puede contener hasta 36 gramos de azúcar, lo que equivaldría a ingerir 8 cucharaditas de azúcar blanco de golpe. Así que no es de extrañar que se encuentre en la lista negra de cualquier médico.

El azúcar está relacionado con los síntomas del intestino permeable, que permite que las sustancias pasen del intestino al torrente sanguíneo, lo que puede dar lugar a problemas de obesidad y enfermedades metabólicas. Una cantidad elevada de azúcar añadido puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, obesidad, e incluso algunos tipos de cáncer.

El peligro de los refrescos

Los refrescos también están en el punto de mira de los dentistas, tanto por su elevada cantidad de azúcar como por su alto contenido en ácidos, que erosionan el esmalte de los dientes y aumentan el riesgo de formación de placas y caries.

Los refrescos también han sido relacionados, según estudios recientes, con la falta de concentración y memoria.

También las versiones light

El aspártamo es un edulcorante muy utilizado en las bebidas light, que al ser consumido se divide en tres compuestos químicos: fenilalanina, ácido aspártico y metanol. Los dos primeros pasan directamente al torrente sanguíneo y pueden interferir en los procesos neuronales, mientras que el tercero se convierte en formaldehído, una sustancia cancerígena que puede pasar la barrera que protege el cerebro.

Si consumimos refrescos light para reducir el riesgo de diabetes tipo 2 debemos saber también que se produce el efecto contrario en el caso de las gaseosas dietéticas, ya que inducen o empeoran este tipo de diabetes. Por otro lado, ya que su sabor dulce es más intenso, entorpecen la labor de las papilas gustativas, con lo que nuestro cuerpo pedirá cada vez más para disfrutar del dulzor natural de alimentos como la fruta.

Es cierto que los refrescos light pueden ahorrarnos varias calorías, pero debemos tener en cuenta otros factores, ya que se considera que los edulcorantes artificiales se absorben en sangre más rápidamente que el propio azúcar, con el consiguiente aumento de peso y otros problemas de salud. Por otra parte, este tipo de bebidas carecen de valor nutricional.

Alternativas saludables

Dejando a un lado el agua, que a muchos podrá parecerles aburrida, disponemos de una amplia gama de bebidas mucho más saludables que las carbonatadas.

La kombucha es una bebida fermentada llena de probióticos saludables para el intestino, ya que hacen desaparecer las bacterias malas, y además ayudan a mantener el hígado limpio y sano y ayudan a reducir la inflamación crónica.

Otra interesante alternativa es el té verde matcha. Su alto contenido en cafeína proporciona una inyección de energía de hasta 6-8 horas, y ayuda a tener un sistema inmunológico sano.

Un truco válido sería el añadir limón o cualquier otra fruta al agua con gas, para provocar esa efervescencia que tanto nos atrae sin necesidad de ingerir tantas sustancias nocivas para nuestra salud.

Infórmate sobre estos y otros consejos saludables en Runtastic.

En Clínica Manises ofrecemos un servicio de Asesoramiento Nutricional en el cual te ayudamos a cambiar tu relación con la comida y mantener una dieta sana y saludable. Llámanos al 961521926 para solicitar información, y concierta una cita.