Bruxismo, qué es y cómo tratarlo

Bruxismo, qué es y qué tratamientos tiene.

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es una patología que padece entre el 10 y el 20% de la población y que se da a todas las edades, aunque suele aparecer con mayor frecuencia en la adolescencia.

Es una disfunción de la articulación temporomandibular (ATM) que consiste en apretar de forma inconsciente la mandíbula o rechinar los dientes. Esto puede producirse durante el día (bruxismo diurno) o durante la noche (bruxismo nocturno). Este último es más difícil de detectar puesto que se realiza de forma inconsciente durante el sueño. La mayor parte de los casos de bruxismo nocturno solo se detectan si otra escucha el rechinar de los dientes de la persona afectada mientras duerme.

Causas y efectos del bruxismo

Las causas del bruxismo son variadas. Los estudios realizados parecen determinar que las causas más frecuentes del bruxismo diurno son situaciones de estrés o ansiedad. El bruxismo nocturno, sin embargo, parece estar más relacionado con factores genéticos, alergias, mala oclusión o alteraciones dentarias como dientes mal alineados.

Los efectos del bruxismo son variados. Los más evidentes son el desgaste dental que se ocasiona al rechinar los dientes. Las piezas dentales se desgastan, e incluso pueden astillarse o romperse produciendo dolor en la zona mandibular. También es frecuente el dolor facial, de cabeza y de cuello. En ocasiones el bruxismo produce además acúfenos o tinnitus (percepción de ruido en los oídos o en la cabeza sin que exista una fuente exterior de sonido), vértigos o mareos.

Tratamientos

El tratamiento más habitual en casos graves de bruxismo nocturno es la férula oclusal o de descarga. Esta férula es una protección dental de resina o plástico con la que se pretende minimizar los daños causados en las piezas dentales.

De igual manera en casos graves se pueden realizar inyecciones de toxina botulínica, más conocida como bótox. Este tratamiento siempre se debe realizar bajo prescripción médica. La inyección en puntos localizados de esta toxina produce la relajación de los músculos faciales lo que alivia el dolor que produce el bruxismo.

La fisioterapia es una disciplina de la salud que aporta un tratamiento eficaz frente al bruxismo. El fisioterapeuta realiza una valoración global de toda la articulación temporomandibular. Esa valoración inicial le permite diseñar un tratamiento específico para cada paciente. Este tratamiento personalizado combina técnicas musculares internas y externas, así como técnicas articulatorias. El objetivo que se persigue  es relajar músculos como el masetero, pterigoideos o el esternocleidomastoideo para la mejora de los síntomas producidos por el bruxismo.

Alejandro Pérez forma parte del equipo de Clínica Manises. Es fisioterapeuta y atiende los casos de bruxismo que llegan a nuestra clínica buscando una terapia que alivie su patología. La mejora en la sintomatología de estos pacientes tras las sesiones de fisioterapia con él es significativa. Pensamos que es importante que sea un tratamiento no invasivo que, además, permite al paciente ser agente activo de su propio proceso curativo. Por eso nos gusta ofrecerte este servicio en Clínica Manises: es otra oportunidad de poder “cuidar de ti”.

Si padeces bruxismo y quieres que valoremos los resultados que podría ofrecerte la fisioterapia de la ATM, contacta con nosotros.

icono scroll Clínica Manises